El fútbol se piensa, ... y se siente.

"A la larga he terminado por asumir mi identidad: yo no soy más que un mendigo de buen fútbol"
Eduardo Galeano, El fútbol a sol y sombra

miércoles, 30 de diciembre de 2009

Análisis del primer tercio de Liga

Completado algo más de una tercera parte de la Liga 2009-2010 aquí van mis primeras conclusiones, admitiendo los errores de apreciación cometidos en el análisis previo (ver post de julio) y reconociendo los aciertos que, por otra parte, casi estaban cantandos.
1. La Liga, por supuesto, es cosa de dos. Ya se avanzó en julio, se confirmó con los fichajes de agosto y los 15 primeros partidos lo han dejado meridianamente claro. Hay una distancia sideral entre el Madrid, el Barça y los demás, por mucho que, en algunos momentos, Sevilla o Valencia pareciera que pudieran hacerles cosquillas. El Barça ha acumulado 39 puntos (87%) y el Madrid, 37 (82%). El siguiente, el Sevilla, sólo tiene 30 (66%). En cualquier caso, con la proyección de puntos del Sevilla, al final de la Liga acumularía 76 puntos, los suficientes para haber disputado hasta el final cuatro de las últimas ocho Ligas. En sentido contrario, la proyección de puntos del Barça (tendría 99 al final del campeonato) o del Madrid (serían, en su caso, 94) vienen a ser récords absolutos en las ligas de tres puntos. No parecen necesarios más comentarios. En cuanto al juego de ambos, pues pasa casi a un segundo plano vista la contundencia de los marcadores en cuanto a victorias. El Barça parece haber arrancado algo menos brillante pero más práctico que el año pasado y el Madrid ha pasado por momentos de crisis (el alcorconazo) pero se ha repuesto y en las últimas jornadas ha conseguido su mejor nivel. Creo que la pelea se mantendrá hasta el final, aunque, pareciéndome más sólido el Barça, también es cierto que su hándicap puede encontrarse en estar aún vivo en las tres competiciones (el mes de enero es de aúpa). Por lo que se refiere al Madrid, pues parece que va construyendo un equipo pero todavía tiene problemas por resolver (Kaká, las bandas, Raúl,...). Su principal hándicap es la baja de Pepe, fundamental en el apartado defensivo y que, a medio plazo, creo que pagará y con exceso.
2. La clase media. Tienen una pinta aceptable Sevilla y Valencia pero no llegarán más allá de luchar por la clasificación directa para Champions y dificultar en algún partido puntual a los dos grandes. No veo a nadie más con  opciones de pelear esas plazas. Decepcionante el Atlético de Madrid y pésimo el comienzo del Villarreal que le va a lastrar toda la temporada, no permitiéndole aspirar más que a una plaza UEFA. Espectacular la temporada del Mallorca (me recuerda al Rácing de Marcelino), muy sólido el Deportivo y también sorprendente el Athletic, a los que veo en disputa por el sexto puesto, con el añadido de un Getafe algo irregular pero con momentos de inspiración y buen juego.
3. El resto, a pelear la permanencia. Del 10º (Sporting, 20 puntos) al final (Xerez, 7 puntos) toca sufrir por alcanzar el premio de la permanencia y evitar el infierno de la Segunda División. Mucha igualdad, poco juego, muchos errores de planificación en bastantes equipos (Zaragoza, Rácing, Almería, Espanyol,...). Están los que se podía esperar (sólo sorprende el Atlético de Madrid) y se salvarán los más sólidos defensivamente y los que menos acusen la presión, aunque la mayoría ya están acostumbrados a este panorama.

jueves, 30 de julio de 2009

Se acerca una nueva Liga

Sin llegar a completar ni una cuarta parte del mercado de verano y con la mayoría de los equipos todavía sin comenzar siquiera los entrenamientos de pretemporada, ya se pueden ir avanzando algunas de las líneas maestras de lo que va a ser la Liga 2009-10. Aquí van los primeros avances de lo que podremos encontrar en la nueva temporada:
1. La Liga va a ser cosa de dos: es indudable que la trayectoria del Barça del año anterior le catapulta a la condición de primer favorito, aunque aún no se haya reforzado este año (a buen seguro lo hará), por juego y profundidad de plantilla. Pero el tremendo desembolso en fichajes del Real Madrid y la calidad indudable de los mismos le iguala en aspiraciones; diría más, al fichar a dos de los tres mejores jugadores del mundo en la actualidad, junto a lo que ya tenía, más alguna cosa que quede por llegar, le debería poner incluso por delante del Barça en cuanto a favoritismo. Mi argumento, en ese sentido, es bastante simple: un club que se va a gastar sólo en un verano casi 300 millones de pesetas en jugadores es, desde luego, favorito para cualquier competición en la que participe y tiene que tener como objetivo obligatorio, si no se quiere hablar de fracaso, ganar al menos dos de las tres competiciones en las que participa.
2. La clase media de la Liga se debilita: incluyendo aquí a equipos como Valencia, Sevilla, At. Madrid ó Villarreal, no va esto en relación a que hayan perdido calidad sus plantillas sino, más bien, a que se han agrandado las distancias con los dos grandes. Seguirán luchando por entrar en Champions y, los que fracasen en este objetivo, se tendrán que conformar con la Europe League como premio menor. Si no entran siquiera en esta competición se debería hablar de fracaso sin paliativos.
3. Para el resto, el objetivo es la permanencia: si quieren no agobiarse desde el principio planteándose objetivos demasiado lejanos, los 14 equipos restantes deberán tener la permanencia en la Liga BBVA como premio, mayor ó menor según los casos. Todo lo que venga como añadido, sea la clasificación para la Europe League o la simple ilusión de estar peleando hasta el final por ella, será un regalo. Y convendría que las directivas y las aficiones también fueran conscientes de ello y no exigieran a sus jugadores y técnicos más de lo que son capaces de dar. Lo contrario es adquirir muchas papeletas para el año que viene penar en Segunda División y ahí están, si no, los recientes ejemplos del Celta, la Real Sociedad, el Zaragoza ó el Betis (tres de ellos, por cierto, todavía en Segunda)

viernes, 29 de mayo de 2009

Un Barça de leyenda

Histórico.
El mayo del 2009 va a quedar en la memoria de los culés grabado tan profundamente como en el de buena parte de la gente de izquierdas de este país quedó el de hace ya casi cuarenta años. De corrido y una tras otra, victorias, aplastante en el marcador y espectacular en el estilo, frente al eterno rival para acariciar la Liga; frente al otro rey de Copas para marcar la supremacía en el segundo torneo doméstico; y, para remate, otro fascinante triunfo en la mejor competición por equipos del mundo y logrado en la ciudad con más historia del mundo. Quiero imaginar ahora cuando se podrá volver a escribir una entrada en un blog de cualquier parte del planeta para ensalzar una gesta como la conseguida por los azulgranas esta temporada.
Trascendental.
Pero, por encima de la contabilidad de títulos y victorias, que también, el Barça del 2008-09 o el de Guardiola ó el de Messi-Xavi-Iniesta, que de cualquiera de estas formas pasará a la historia, deberá su trascendencia y su perduración a la forma en que jugó. Todos nos acordamos en algún momento de algunos de los equipos campeones de las diferentes competiciones (y si no, acudimos a archivos y hemerotecas), pero hay que hacerlo muy bien para quedar en la memoria de todos de forma imborrable y permanente. El Madrid de Di Stéfano, el Ajax de Cruyff o el Milán de Sacchi son los equipos que ahora me vienen a la mente de este tipo. A partir de ahora, habrá que añadir uno más: el Barça de Guardiola.
Un futuro esperanzador.
Si enlazamos el Barça de esta temporada con la selección española triunfadora en la Eurocopa del 2008, habremos de reconocer que estamos de enhorabuena. Con todos sus defectos (que son muchos, graves y de difícil solución), el fútbol español en su conjunto ha mandado un mensaje contundente a todo el continente y, por extensión, al resto del planeta fútbol. Se puede ganar jugando muy bien al fútbol; es más, se debe ganar así porque sólo así los niños querrán seguir jugando al fútbol. Esto es un juego y, como tal, se debe practicar para divertirse. Los jugadores del Barça y antes los de la selección española siempre parecieron disfrutar en el campo. Es cierto que detrás de todos ellos hay mucho trabajo, esfuerzo, sacrificio, responsabilidad y organización, pero todo ello se puso al servicio del juego en sí, de la diversión bien entendida. A ninguno de ellos se les dijo que "había que morir en el campo" o "dejarse la piel" o tantos otros clichés del fútbol industrial que han tenido éxito en muchos de los que viven de este deporte. Por supuesto que todos esos jugadores del Barça o de la selección trabajaron, se esforzaron, se sacrificaron y se organizaron, pero lo hicieron para, después, en el campo y a la hora de la verdad, disfrutar y hacernos disfrutar. Espero que el ejemplo cunda y, desde las categorías inferiores, en España y en otros muchos países se enseñe este modelo de juego y no se pervierta la esencia del mismo.

viernes, 15 de mayo de 2009

Esta liga ya es del Barça

Después de unos cuantos días sin actualizar el blog por muy diferentes causas, retomo con interés esta actividad a partir de las valoraciones que me dejó el extraordinario clásico del 2 de mayo (por cierto, 201 años después de otro fusilamiento histórico, el de los patriotas españole que se opusieron en Madrid a la invasión napoleónica). Pero dejémonos de ironías y vayamos a las conclusiones que dejó el 2-6, y que sirvan para unos y para otros:
1. Demostración de fútbol total. El Barça, después de unos veinte minutos al inicio en el que pareció un tanto desbordado por el ambiente creado en el Bernabéu y la subida de adrenalina de los merengues con el gol de Higuaín, se adueñó del balón y prácticamente ya no lo soltó hasta el final del partido (me viene a la mente un comentario que he leído en algún otro blog referido al mítico Nacional uruguayo de los años 50, según el cuál, cuando llegaban a la cancha del equipo contrario preguntaban a sus rivales: ¿ustedes trajeron otro balón? Porque éste es para nosotros.). Cierto es que Juande Ramos ayudó bastante con su arriesgada táctica de adelantar tanto la defensa, lo que causó verdaderos problemas a los laterales, especialmente a Sergio Ramos, martirizado por Henry en un primer tiempo que tardará mucho en olvidar. La otra gran decisión táctica que contribuyó decisivamente al resultado final fue del otro entrenador, Pep Guardiola, cuando decidió sacar a Messi de la banda derecha para situarle por el centro, a las espaldas de Lass y Gago, confeccionando un triángulo mágico con los otros dos pequeños, Iniesta y Xavi que volvió locos a los medios centros madridistas y a los propios centrales. En estas dos decisiones tácticas, una de cada entrenador, creo que se fraguó lo que despúes vimos en el campo.
2. Para el futuro. Cada uno de los dos equipos deberá extraer conclusiones sobre el partido en sí pero sobre todo sobre la temporada que han hecho. En el caso del Barcelona parecen más fáciles desde su posición triunfante: por supuesto, perseverar en una idea de juego atractiva y, como se ha visto, también enormemente práctica. Pero deberá cuidar ciertos detalles, por ejemplo su desatención en los balones a balón parado o colgados al área y, sobre todo, la dificultad que demostró en varios partidos (Valencia, Espanyol, Chelsea,...) para aclarar su juego cuando el equipo rival le discute no tanto la posesión de la pelota como la iniciativa del juego o la actitud en el partido. Aquellas veces en que el rival ha optado por el choque y la pierna fuerte el Barça pareció descolocarse y alterar sus biorritmos, lo que repercutió en una salida del balón desde Xavi mucho más confusa y se tradujo en menos peligro arriba y más ofuscación general. En cualquier caso, estoy seguro que Guardiola ya lleva tiempo trabajando en ello.
En cuanto al Real Madrid, lo suyo parece más grave porque lo primero que le falta es un estilo de juego. No se puede estar siempre al albur de la remontada heroica (aún con todo, su espíritu indomable le dio para ganar las dos últimas ligas y pelear esta última casi hasta el final a un Barça majestuoso) porque a esta institución se le debe pedir algo más que ganar de cualquier forma. Pero sobre esto reflexionaré en otro momento porque me va a llevar bastante espacio.
3. ¿Una Liga Europea? Después de lo visto esta temporada en varias de las grandes ligas europeas (quizás Francia y Alemania podrían ser la excepción) con dos ó tres equipos muy superiores al resto, empiezo a pensar que las competiciones nacionales están heridas de muerte. Las diferencias de presupuesto y, correspondientemente, de resultados son abismales y a algunos equipos lo de casa se les queda pequeño. En el caso concreto de la Liga española, lo de esta temporada ha sido escandaloso. Vale que el Barça ha sorprendido a todos y se ha salido, pero un Madrid permanentemente cuestionado, cambiando de entrenador a media temporada y con una crisis institucional gravísima, le va a sacar unos quince puntos al tercero. La clase media de los clubes españoles ha sido decepcionante: Sevilla, Valencia, Villarreal, At.Madrid y alguno más tenían equipos y plantillas más que de sobra para haberles complicado algo la vida a los grandes y todos ellos han desaparecido por diferentes causas. Y para el año que viene el panorama no es mejor. El Barça viene lanzado con el viento a favor y Florentino promete gastarse 300 millones de euros en fichajes para recuperar el tiempo perdido. ¿Van a jugar todos los equipos la misma Liga o se firmará la rendición ya en agosto?

jueves, 30 de abril de 2009

Dos días para el clásico

Comienzo mi andadura en este universo de los blogs (al menos, los del fútbol) en una de las fechas más apropiadas: las vísperas del Clásico del fútbol español, el Madrid-Barça. Este año, además, se presenta más apasionante que nunca (y eso que es difícil) por las circunstancias concretas: el que dicen es el mejor Barça de la historia por el fútbol practicado tiene a cuatro puntos a un Madrid arruinado en algunas fases de la temporada pero enganchado a una profesión de fe en un objetivo que, realmente, creo que no sería posible en ningún otro club del mundo.
Aquí os dejo mis reflexiones previas al partido y por donde creo que pueden ir las cosas, aunque este deporte se caracteriza, sobre todo, por su imprevisibilidad; de lo contrario, si fuera lógico, no nos gustaría y nos apasionaría tanto. Pero vamos a intentar aplicar un poquito de sentido al asunto:
1. El Barça va a acusar el esfuerzo del partido del martes contra el Chelsea. Fue un enfrentamiento muy físico, con muchos choques y mucho desgaste (también mental). El Chelsea consiguió desquiciar en parte a los hombres clave del Barça (Messi, Xavi, Márquez) que no jugaron cómodos en ningún momento y, sobre todo, no pudieron disfrutar como lo habían venido haciendo hasta ahora. Y otra cosa: ya son dos partidos así, porque en Valencia pasó algo parecido. Y me parece que en Madrid les espera otra tarde noche muy similar.
2. El Madrid tiene fe, algo que no necesita entrenar ni preparar durante la semana, algo con lo que va a salir al Bernabéu sin necesidad de pensar en ello. Han hecho lo más difícil, resistir el ritmo blaugrana hasta este partido. Desde la aciaga noche de Liverpool su único objetivo era llegar vivos y con opciones claras al Clásico. Están ahí. Saben que no juegan tan bien como sus rivales pero les superan en convicción. Llegados a este punto, ¿qué cuenta más, el juego o la fe? El sábado a las diez de la noche sabremos la respuesta.
3. ¿Qué prepara el Barça? Supongo que cambios. Aunque quiera salir con todo lo mejor, alguno de los del martes esperará en el banquillo. Quizá Touré, que se pegó una paliza (Keita o Busquets como sustitutos, o los dos). Quizá Henry, para adelantar a Iniesta y conseguir más centrocampistas, pero también más ingenio arriba. El objetivo, en cualquier caso, está claro: desactivar al Madrid negándole el balón y, especialmente, la posibilidad de robarlo en medio campo para sus salidas rápidas al contraataque.
4. ¿Qué prepara el Madrid? Casillas-Lass-Raúl. La línea básica de este Madrid. Atención defensiva (los dos errores del domingo en Sevilla de los centrales en un caso y de Sergio Ramos en el otro supongo que habrá cabreado bastante a Juande Ramos) y el mejor portero del mundo por si acaso. Lass y Gago para barrer el medio campo y cortocircuitar a Xavi y a Iniesta. Raúl para dificultar la salida limpia del balón de la defensa y del medio campo blaugrana. Raúl, otra vez, e Higuaín para matar arriba en los tres o cuatro balones potables que tengan. La incógnita es Robben: si juega creo que lo hará para hacerlo en la izquierda y tener atado a Alves. Si no lo hace, la elección de su sustituto marcará, a mi modo de ver, el partido: si es Van der Vaart, bueno para el Barça. Si es Huntelaar, mejor para el Madrid.
5. El Bernabéu. Resultará clave si el partido se mantiene igualado y al Madrid se le ve con opciones. Si la posesión del balón del Barça es abrumadora, aguantará un tiempo pero no mucho. Allí se entiende mal que el rival tenga más tiempo el balón. El Madrid, en el peor de los casos, tendrá chispazos que conseguirán mantener vivo el espíritu de las noches mágicas. Pero, cuidado: un Barça muy superior puede hacer silenciar esas gradas. Alguno quizás tenga ahora pesadillas con aquel 0-3 del Barça de Ronaldinho.

Champions League Grupo A

Champions League

Champions League Grupo B

Champions League

Champions League Grupo C

Champions League

Champions League Grupo D

Champions League

Champions League Grupo E

Champions League

Champions League Grupo F

Champions League

Champions League Grupo G

Champions League

Champions League Grupo H

Champions League

¿Te ha parecido interesante?

Han estado aquí...